Así es cómo se vive y se cuida la Amazonía

Así es cómo se vive y se cuida la Amazonía

Así es cómo se vive y se cuida la Amazonía

En el medio oeste de Brasil, entre las cuencas de los ríos Xingu y Araguaia, más de 100 familias de agricultores viven y preservan la Amazonía. En medio de esta riqueza que viene suiendo usurpada por el agronegocio, hay experiencias de siembra capaces de producir alimentos y generar ingresos cuidando el entorno natural de todos.

20 de noviembre de 2019

Liebe Lima

La región del Araguaia-Xingú es parte de la denominada Amazonía Legal, en el estado del Mato Grosso. Se trata de una gran área (del tamaño de Portugal) situada entre las cuencas de los dos grandes ríos que les dan el nombre: el Araguaia y el Xingú.

Biologicamente hablando, se halla en la transición entre la selva amazónica y la savana mais biodiversa del mundo, llamada “Cerrado”.

Por ese motivo, en esta región encontramos desde áreas que permanecen inundadas 6 meses al año, y que possen una vegetación única en el mundo, hasta grandes zonas de arbustos, en suelos predominantemente arenosos, que albergan la mayoría de fuentes de aguas subterráneas que van a desembocar al gran río Amazonas.

Esta inmensa área se caracteriza sobretodo, por tanto, por su diversidad y, en esto, Brasil es el país más rico del mundo.

Vista aèrea de São Félix do Araguaia. A região se encontra na área de transição do Cerrado e da Amazônia, o que lhe confere características particulares.

250 familias viviendo con la selva

Es en medio de esta diversidad, donde cada año, alrededor de 250 personas de las comunidades rurales e indígenas del Araguaia, trabajan recolectando frutas en la naturaleza y plantando frutales para poder alimentarse y para vender la fruta. La asociación ANSA (Associação de Educação e Assistência Social Nossa Senhora da Assunção), es la responsabequien organiza y recolecta la producción en los asentamientos, beneficia a las frutas y mantiene la agroindustria “Araguaia Fruit Pulp”, en São Felix do Araguaia, MT, movilizando a las comunidades con respecto a esta cadena de valor socio-biodiversidad.

El objetivo es ser una alternativa generadora de ingresos que mantenga el Cerrado y el bosque en pie.

Sociobiodiversidade se escreve junto

Sociobiodiversidad es una palabra que une: comunidades y diversidad, es decir, el papel de las personas en la preservación de los ecosistemas, estableciendo una relación recíproca entre el ser humano y la naturaleza, en la que ambos coexisten en la reproducción de la vida.

Ya las llamadas “cadenas de valor da sociobiodiversidad” son actividades de producción que se llevan a cabo desde la gestión, extracción y procesamiento de productos de la naturaleza, respetando sus ciclos y su capacidad para reponer y continuar existiendo, produciendo y generando ingresos.

En esencia, se trata de prácticas que se presentan como alternativas a los modelos de producción extensiva que, para existir, extinguen la diversidad al despejar grandes áreas de bosque y cerrado, además del uso abusivo de pesticidas que contaminan la tierra y el agua.

Subscriba el BOLETÍN con contenidos inéditos

Conozca MÁS de Pedro Casaldáliga y su trabajo en la Amazonía.

Hecho desde el Araguaia y desde Barcelona!

O desafio de plantar em áreas deforestadas

Las plantaciones de sistemas agroflorestales que las especies de frutas y bosques de consorcio es parte del importante apoyo en la cadena de frutas.

En la región de Xingu Araguaia, estas plantaciones se llaman“casadão” y se implementaron inicialmente con el apoyo de la Comisión de Tierras Pastorales – CPT, en varias partes de los residentes del asentamiento Dom Pedro que se adhirieron a la idea de romper el paradigma de talar para producir y comenzaron a plantar para producir.

Utilizando este sistema, que en realidad es una “forma” completa de vivir la agroecología, se hicieron pequeños proyectos que ofrecían plántulas de especies frutales, pantallas para proteger y proteger los manantiales y las más variadas especies de semillas para componer el sistema.

El vivero es parte de este equipo del que salen muchas de las plántulas que se utilizarán en las plantaciones de casadão y también es el destino que recibe las semillas y otros materiales orgánicos desechados en el proceso de producción de la planta de celulosa. Se aprovecha todo, los desechos orgánicos se destinan al compost y las semillas se transforman anualmente en más de 6,000 plántulas de 20 especies diferentes que regresan a la tierra de donde provienen. Así, los ciclos de siembra, fructificación, recolección y procesamiento de las frutas se nutren de las muchas manos de agricultores, indígenas y colaboradores de ANSA que se dedican a hacerlos prosperar.

Aliando preservação e renda no dia-a-dia

Genésio Alves comenzó a trabajar en la fruta junto con la iniciativa que dio origen a la fábrica de pulpa. Han pasado casi 20 años y dice que “realmente le gusta estar entre los agricultores, cada día tiene un nuevo aprendizaje, una historia interesante”. Desde 2000, ANSA ha comenzado a estructurar la fábrica con el objetivo de crear otro eslabón en la cadena, comprando la producción a las familias que se unieron a las plantaciones de casadão y también a las que se recolectan en la naturaleza, produciendo y comercializando la pulpa de frutas y verduras. otros productos, como paletas de hielo con sabores de sabana.

Septiembre es el momento de la cosecha de anacardos y las distancias recorridas para recoger la fruta de los productores alcanzan hasta 170 kilómetros en caminos de bajo mantenimiento que dan acceso a los asentamientos y municipios cerca de São Félix do Araguaia. Cada viaje trae hasta 400 kg de una colección que alcanza los 15 mil kg al año solo anacardos. El período de verano es el momento de mayor producción de fruta en la región, por lo que las cagaitas, mangabas, pequi, buriti, mango y murici llevan y es un trabajo intenso para beneficiar a tiempo una materia prima muy perecedera y delicada.

Assine o BOLETIM com conteúdos exclusivos

Conheça MAIS sobre Pedro Casaldáliga e seu trabalho na Amazônia.

Feito desde o Araguaia e desde Barcelona!

Para Maria Aparecida, una de las colaboradoras de ANSA Cuidando el procesamiento de la fruta en la línea de producción, la fortaleza se basa en el trabajo de la agricultura familiar, motivando a las personas a plantar más y más, haciendo posible ofrecer un alimento natural producido con los buenos frutos de la región. Cuando se alcanza el producto final, se realizaron muchas conversaciones y reuniones para difundir una cultura de valorar las actividades productivas que son más amigables con la naturaleza, aumentando la conciencia de la población sobre la importancia de preservar los recursos hídricos y forestales.

Las cadenas de leche y yuca continúan siendo los principales impulsores de la generación de ingresos en los asentamientos donde ANSA desarrolla sus actividades en la región; sin embargo, las plantaciones y el manejo de la casadão han estado creciendo y produciendo tanto frutas como semillas forestales que se recolectan y cosechan. entregado a ARSX – Associação Rede de Sementes do Xingu, por lo tanto, es una fuente de diversificación de buena comida en la mesa que promueve la seguridad alimentaria para las familias. Son estas cadenas de producción alternativas y excedentes las que aumentan los ingresos a través de la venta directa de productos de Agricultura Familiar en los mercados libres de los alrededores.

Estes são os resultados obtidos e os desafios que vem pela frente

Hasta octubre de 2019, 395 hectáreas de áreas restauradas se basaban en la técnica de plantación de casadão en 369 áreas diferentes de asentamientos rurales y un ingreso de más de R $ 500,000.00 que llegaron a los campesinos e indígenas como pago de 670 toneladas de fruta de de 2003 a 2018. La fábrica de pulpa de fruta es una instalación de 300 metros cuadrados construida, totalmente equipada y que funciona bajo la acreditación del Ministerio de Agricultura, que enfrenta los desafíos que las distancias y la mala calidad de la carretera representan expansión del marketing.

O que você pode fazer para preservar a Amazônia

En el equilibrio de pesos y medidas de lo que se ha hecho hasta ahora al trabajar con personas y comunidades, gran parte de lo que hemos logrado es en el espacio simbólico de lo que sembramos y cosechamos más allá del suelo, pero especialmente en la caminata que se lleva, sembrando relaciones. en el campo de la solidaridad para consolidar grupos unidos a las confrontaciones diarias que son las mismas para quienes viven y quieren seguir viviendo en la tierra, ya sea aquí o aquí, ya sea indígena, campesina o quilombola. En la historia, ambos se encuentran entre aquellos que han sido oprimidos por la estructura social que ofrece muy pocos y muy pocos para muchos.

En Brasil somos una sociedad con distribución de ingresos entre las más desiguales del mundo, la sociedad donde el 5% de la población tiene la misma riqueza que el 95% restante.

Entonces … ¡tienes que ir juntos!

Producir y consumir buenas frutas y alimentos de la Agricultura Familiar, valorar los productos regionales y las cadenas de suministro que mantienen el bosque en pie puede ayudar a construir un mundo mejor.

Cada um de nós podemos dar nossa contribuição!

Publicado originalmente na página da Articulação Xingu Araguaia (AXA)

SUBSCRIBA EL BOLETÍN

Conozca a Pedro Casaldáliga
y sus Causas

MÁS RECIENTES

Entrevista a las hermanas de Pedro Casaldáliga

Entrevista a las hermanas de Pedro Casaldáliga

La familia de Pedro Casaldáliga vió como uno de los suyos se marchaba con 40 años y no volvía nunca más. En una época donde las comunicaciones eran mucho más precarias, ¿cómo vivieron la decisión de Casaldáliga?

leer más

TALVEZ VAI ACHAR INTERESSANTE

Entrevista a las hermanas de Pedro Casaldáliga

Entrevista a las hermanas de Pedro Casaldáliga

La familia de Pedro Casaldáliga vió como uno de los suyos se marchaba con 40 años y no volvía nunca más. En una época donde las comunicaciones eran mucho más precarias, ¿cómo vivieron la decisión de Casaldáliga?

Esta fue la mujer que vivió con Pedro Casaldáliga más de 30 años.

Esta fue la mujer que vivió con Pedro Casaldáliga más de 30 años.


Notice: Undefined offset: 0 in /home/casaldalqy/www/wp-includes/class-wp-query.php on line 3284

Notice: Undefined offset: 0 in /home/casaldalqy/www/wp-includes/class-wp-query.php on line 3284

Esta fue la mujer que vivió con Pedro Casaldáliga más de 30 años.

Ofreció un café a los militares cuando registraban su escuela por subversiva; llevó a imprimir clandestinamente el primer documento episcopal de Casaldáliga…en un avión del ejército!. Además, es la responsable de que el Archivo de la Prelatura de São Félix do Araguaia tenga más de 300.000 documentos y sea una referencia de la historia de Brasil y de América Latina.

12 de noviembre de 2019

La vida de Pedro Casaldáliga

Vivía en casa de Pedro Casaldáliga. Ocupaba una pequeña habitación que daba al patio interior donde ocurre una buena parte de la vida de aquella casa. Al lado de su pequeña cama de madera ancha, típica de la mayoría de casas de la Prelatura, destacaba un piano protegido del polvo del Araguaia por una paño de color marrón oscuro.

De vez en cuando, se escuchaban las notas de aquel viejo piano y la casa se elevaba -todavía más-, en una aura de paz divina que emanaba de la tierra y del compromiso radical de Pedro e Irene.

Desafiando a los poderes establecidos, jugándose la vida cada día, el compromiso de Casaldáliga fue como un reclamo para un gran número de religiosos y laicos que querían cambiar las cosas en Brasil.

Irene Franceschini, la Tía Irene, fue una de esas personas. Era religiosa, de la orden de las Hermanas de San José. Llegó a Sao Félix cuando la situación era más tensa y difícil, lo dejó todo atrás y se entregó en cuerpo y alma a una gente y una tierra que pasaron a ser, definitivamente, su gente y su tierra.

Francesc Escribano

El Periódico de Cataluña, 2008

Subscriba el BOLETÍN con contenidos inéditos

Conozca MÁS de Pedro Casaldáliga y su trabajo en la Amazonía.

Hecho desde el Araguaia y desde Barcelona!

¿Quién fue?

Irene Maria Paula Franceschini, nacida en São Paulo en 1919, era hija de un músico italo-brasileño que llegó a ocupar la silla número 28 de la Academia Brasileña de la Música. Nieta del Conde José Vicente de Azevedo por parte de madre. Tan frágil y delicada, como obstinada y perseverante. Pianista, profesora de música y religiosa de la Congregación de las Hermanitas de San José de Chambéry.

Trás media vida dedicada a la enseñanza de música en la escuela de la Congregación, en São Paulo, Irene siente el impulso de ser “misionera” y enterándose de que piden voluntarios para ir a la recién creada Prelatura de São Félix do Araguaia, decide presentarse.

De esta manera, llega al Araguaia en 1971, después de un viaje de más de 3 semanas, en autobús y a caballo, desde su São Paulo natal hasta el interior de la Amazonía: 1.918 Km.

«Era una época muy dura. Se vivía bajo el régimen militar y todo estaba prohibido excepto lo dictado por los militares. E incluso a esos señores se enfrentó la Hermana Irene con una calma y una firmeza que les desconcertaba, como en aquella ocasión en que un destacamento estuvo aquí para investigar si la Prelatura tenía vínculos con la Guerrilla del Araguaia.

La Hermana Irene fue secretaria de la escuela de la Prelatura, el GEA – Gimnasio Estadual del Araguaia, que funcionava en el Centro Comunitario. El comandante quería hacer un registro y llegó acompañado por soldados armados a las siete en punto de mañana; la Hermana Irene aún no tenía las cosas ordenadas como él le había ordenado y éste se enfadó. La Hermana Irene, con la firmeza y la calma que le eran peculiares, le respondió que la hora oficial era la del estado de Mato Grosso y no la de Brasília y continuó haciendo su trabajo, dejando al comandante desconcertado».

Maria José Souza Moraes

Avogada de la Prelatura de São Félix do Araguaia desde 1982

La mujer del obispo 😉

La Hermana Irene acabaría pasando más de 30 años al lado del obispo Casaldáliga, encargándose de la gestión de su casa, de atender discretamente a las visitas que Pedro recibe y también entregándose completamente a la misión de trabajar con y por el pueblo que sufría despojado de los más elementales derechos.

No pocos campesinos que se acercaban regularmente a casa de Casaldáliga en busca de comida o de apoyo, no muy conocedores de las castas imposiciones da la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, siempre tan distantes los cálidos “trópicos”, decían con toda naturalidad e inocencia que les había atendido la “mujer del Obispo”. La siempre fiel y presente Irene.

Pero más allá del papel de “cancillera” de la casa de Casaldáliga, en toda la región del Araguaia, Irene fue conocida como la “Tía” Irene: Irene contribuyó decisivamente para que en la región muchas mujeres aprendieran a leer y a escribir, pues fue una de las fundadoras e impulsoras de los primeros proyectos de alfabetización para adultos de la Amazonía.

Con ellas, además, formó grupos de mujeres que, por primera vez, lucharían por sus derechos y se organizarían para actuar políticamente por sus libertades.

En São Félix fue secretaria del Gimnasio del Estatal del Araguaia (GEA), fue fundadora y presidente de la Asociación Nuestra Señora da Assunção (ANSA), trabajó en servicios de administración y de cancillería, asumió inúmeros trabajos pastorales y fue hasta su muerte el alma del rico archivo de la misma Prelatura. Fue confidente y consejera, especialmente de las mujeres y con ellas creó el Club de las Madres. Los pobres y los que sufren siempre encontraron en ella un corazón comprensivo.

Pedro Casaldáliga, 2008

Subscriba el BOLETÍN con contenidos inéditos

Conozca MÁS de Pedro Casaldáliga y su trabajo en la Amazonía.

Hecho desde el Araguaia y desde Barcelona!

La revolución delicada y firme

En 1972 comenzó la represión militar brasileña. Los soldados entraban en las casas agitando el fantasma del comunismo, tan “útil” en toda Latinoamérica, y, registaron también en el pequeño colegio de la Prelatura en busca de armas e indicios de vinculación con la Guerrilla del Araguaia, que actuaría mucho más al este.

Irene dejó registradas sus impresiones: “Ellos (los militares) creían que teníamos vínculos con la guerrilla. Sólo que la Guerrilla del Araguaia estaba muy lejos de aquí, en el Estado de Pará. Desconfiados, los soldados querían verlo todo. Mandaron llamar a todos para fotografiar y tomar las huellas digitales. Las muchachas, sencillas como eran, fueron a arreglarse el pelo porque, al fin y al cabo, iban a hacerles un retrato…”. En medio de toda esa confusión, la Irene, les ofreció un café mientras para que la espera no se les hiciera tan larga.

Sabiendo muy bien la carga política de su actividad y dedicándose a ella con la fuerza de quién se sabe “en la resistencia”, la Hermana Irene era plenamente consciente del riesgo que corría y de la situación de represión en que vivían.

De hecho, no tuvieron tanta suerte otros de sus compañeros en la Prelatura detenidos, torturados o asesiandos, como el padre João Bosco Bournier que recibió dos tiros mortales de un Policia Militar en la ciudad de Ribeirão Cascalheira, situada más al sur de la región, por haber defendido a dos mujeres que estaban siendo torturadas en la comisaría.

Radicalmente coherente, directa y “severa”

La tía Irene, junto con el Obispo Pedro Casaldáliga, fundó la Asociación ANSA, la organización de solidaridad al servicio de la dignidad de los derechos y de la construcción de una ciudadanía plena de los pueblos indígenas, campesinos y de los que más sufren en la región del Araguaia.

Pero, sobretodo, la Hermana Irene Franceschini trabajó junto a las mujeres del pueblo. Mujeres que sufrían (y sufren) directamente los crueles efectos de una sociedad machista. Las mujeres que en esta tierra del “lejano oeste” eran condenadas a las tareas domésticas y a subordinarse a “sus hombres”: primero a su padre, después a sus hermanos varones, más tarde a sus maridos y, muchas veces, para terminar, hasta a sus hijos hombres. La Hermana Irene les ayudó a descubrir su fuerza, sus derechos, su potencial. Codo a codo con ellas, día a día, compartiendo quehaceres, facilitó que se tornaran sujetos políticos de esta historia en el Araguaia.

Era firme, directa, severa, no tergiversaba, no transigía ni hacía concesiones, cuando se trataba de derechos y justicia, principalmente cuando estaban en juego cuestiones ligadas a los posseiros, a los sin tierra, a los indígenas y mujeres; en fin, las capas excluidas de derechos de la justicia. Tenía una capacidad admirable de indignarse con las injusticias y las vislumbraba incluso en los actos que se revestidos de una apariencia de justos. La Educación, la Salud siempre fueron sus preocupaciones y se dedicó a ellas. Las organizaciones de mujeres que existen hoy en la región, son fruto del trabajo de la tía Irene.

Maria José Souza Moraes, 2008

Que sea este nuestro pequeño -y siempre insuficiente- homenaje, a los 11 años de su resurrección y a los 100 años de su nacimiento, en São Paulo, el 16 de noviembre de 1919.

Obrigado Tia, muito obrigado.

SUBSCRIBA EL BOLETÍN

Conozca a Pedro Casaldáliga
y sus causas en la Amazonía

QUIZÁ OS INTERESARÁ

Entrevista a las hermanas de Pedro Casaldáliga

Entrevista a las hermanas de Pedro Casaldáliga

La familia de Pedro Casaldáliga vió como uno de los suyos se marchaba con 40 años y no volvía nunca más. En una época donde las comunicaciones eran mucho más precarias, ¿cómo vivieron la decisión de Casaldáliga?

Por este motivo las cartas del Vaticano estaban en la cocina de Casaldáliga

Por este motivo las cartas del Vaticano estaban en la cocina de Casaldáliga


Notice: Undefined offset: 0 in /home/casaldalqy/www/wp-includes/class-wp-query.php on line 3284

Notice: Undefined offset: 0 in /home/casaldalqy/www/wp-includes/class-wp-query.php on line 3284

Por este motivo las cartas del Vaticano estaban en la cocina de Casaldáliga

Vivir o frecuentar la casa de un obispo sin antes haber tenido demasiado contacto con la Iglesia es descubrir que existe un mundo paralelo ocurriendo junto al nuestro, el de los “civiles”. Si ese obispo se llama Pedro Casaldáliga y su casa está en un pueblecito de la Amazonía brasileña, los días acaban siendo una sorpresa tras otra. Como mínimo.

5 de noviembre de 2019

La vida de Pedro Casaldáliga

En casa de Pedro llegan muchas comunicaciones. Todas las mañanas, Paulinho, ayudante de la Prelatura, trae las correspondencias más variadas que llegan de todas las partes del mundo: cartas, revistas, libros, periódicos, folletos…

Pedro está subscrito a un montón de publicaciones de todo el mundo, siempre “ligado” (conectado) a la información y atento a lo que sucede a su alrededor.

Paulinho se lleva a la pequeña oficina de Correos del pueblo todas las cartas que Pedro deja en el primer cajón del recibidor. Es un ritual diario, perfectamente sincronizado, de muchos años de idas y venidas a Correos: la caja postal 05, la “caixa do bispo”, rebosa como ninguna otra en la pequeña oficina de São Félix do Araguaia.

Ser comunicación…vaticana

No es ningún secreto que Pedro Casaldáliga siempre ha dicho que de no haber sido obispo, le hubiera gustado ser periodista. Pedro siempre ha tenido muy claro que explicar cuál era la situación del pueblo; dar a conocer lo qué sucede en el Araguaia; y mantenerse en constante “comunión” comunicativa formaba parte de su misión. Él jamás lo diría, pero si la misión de un profeta es sobretodo la de “anunciar y denunciar”, él siempre ha cumplido esa tarea con absoluta vocación y disciplina.

«Creo que escribir ha sido siempre una especie de carisma mío. Me gusta, me sale, necesito ejercitarlo. Creo en la Palabra de Dios y en nuestras palabras para comunicar la Buena Nueva. Siempre me ha parecido el escribir un don apostólico y yo se lo he agradecido a Dios desde mis años de seminario y en mis tiempos de cura joven.»

Pedro Casaldáliga

1983

Entre todas esos folletos, libros, revistas y cartas diarias, alguna vez llegaban unos sobres que a mí me llamaban especialmente la atención (¡ y cómo no!): las que llevaban el sello del Vaticano en el sobre…“secretum pontificium”!

Poco acostumbrado como está uno a recibir cartas que no sean del banco, queriendo o no, una carta con el logotipo del Vaticano y la palabra “secreto pontificio”, despierta curiosidad. Duraba poco.

Los secretos pontifícios en el corcho de la cocina

Sentado en la mesa de madera oscura del patio interior de su casa, Pedro iba abriendo parsiminosamente cada una de las correspondencias: las que requerían de respuesta, en un montoncito; las que eran para el Archivo de la Prelatura, en otro; las que pedían una lectura más larga, en otro…todo en orden en pequeños montoncitos de papel, coronados por pequeñas figuritas de barro que las resguardaban del viento del ventilador.

Al acabar la clasificación diaria, aquella figura delgada, con pantalones de pana a 35 grados, camisa y “chinelos” (chanclas), se levantaba, cogía una chincheta y pegaba varias de esas comunicaciones en el cartel de avisos de corcho situado entre la puerta de entrada y la cocina. Todo aquello que tenía que saberse o era de interés del pueblo, al corcho; comunicados y cartas del Vaticano incluídas.

En 2003, al cumplir 75 años, Pedro Casaldáliga presentó su renuncia como obispo, como sugiere en Derecho Canónico. Lo que sucedió después fueron momentos tensos, de incertidumbre sobre de qué línea sería el nuevo obispo. Se pidió por activa y por pasiva, que el Vaticano escuchase al equipo que estaba trabajando en la región antes de decidir….imposible. ¿Qué sucedería con el trabajo de Casaldáliga?. Angustiaba.

En ese contexto, recuerdo la llegada de una carta particular que llevaba el sello pomposo (y morboso 😜) de “secreto pontifício”: no habían pasado ni 10 minutos y el secretum se había revelado a todo el pueblo…la carta ya estaba disfrutando del panel de corcho de la cocina y de la lectura de cualquiera de los que frecuentábamos su casa…¿o acaso no era del máximo interés de todos saber quién iba a ser el nuevo obispo?

El “Secreto Pontifício” comunitariamente mejor guardado.

SUBSCRIBA EL BOLETÍN

Conozca a Pedro Casaldáliga
y sus causas en la Amazonía

QUIZÁ OS INTERESARÁ

Entrevista a las hermanas de Pedro Casaldáliga

Entrevista a las hermanas de Pedro Casaldáliga

La familia de Pedro Casaldáliga vió como uno de los suyos se marchaba con 40 años y no volvía nunca más. En una época donde las comunicaciones eran mucho más precarias, ¿cómo vivieron la decisión de Casaldáliga?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies